Smart Cities, un nuevo desafío a las telecomunicaciones

Por MBA Ing. Rolando Barja Elias, SCTE Adjunct Instructor.

Para convertirse en una ciudad inteligente en América Latina, es vital la implementación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) para el desarrollo de las zonas urbanas en las ciudades emergentes, los beneficios que se obtendrán de estas tecnologías en desarrollo, serán las soluciones a las problemáticas urbanas; mejorando la calidad de vida de todos sus ciudadanos, con una gestión más eficiente de los recursos naturales y económicos.

El principal problema en Latinoamérica es la migración de habitantes al área urbana, se ha convertido en un desafío para la resiliencia de las ciudades, esto debido a que los migrantes deben ser educados para poder adaptarse en los aspectos sociales, ambientales, económicos y ofreciéndoles las herramientas necesarias para su vida cotidiana.

América Central y Latinoamérica, es el área en desarrollo con la tasa de urbanización más alta del planeta, y la tendencia estimada por las Naciones Unidas indica que, en 2050, el 90% de su población vivirá en las ciudades, con grandes retos en estas aglomeraciones urbanas aún no resueltos, por nombrar algunos – pobreza, inseguridad, contaminación, educación y transporte.

Este ritmo de migración presenta situaciones abrumadoras y preocupantes para las urbes emergentes consideradas dentro del Ranking mundial de Ciudades en Movimiento (Cities in Motion), que especifica los lugares en los que se encuentra cada ciudad en función a sus capacidades, según los gráficos de radar del IESE Business School de Barcelona, en la cual se identifican los inconvenientes como planificación urbana, gobernanza, capital humano, transporte y ordenamiento de los centros de abastecimiento.

Lo que conlleva a la necesidad de gestionar la sostenibilidad medioambiental, social y económica de los recursos disponibles, siendo apoyados en implementaciones tecnológicas y procesos de planificación general de la ciudad.

Desde un punto de vista tecnológico, una ciudad inteligente es un ecosistema global en el que coexisten múltiples procesos técnicos-operativos estrechamente vinculados y direccionados hacia un Hub común, estas ciudades no deberían perder su identidad cultural e histórica producto de la tendencia hacia una homogeneización de las ciudades modernas, por el contrario, esta va a determinar y potenciar las características individuales que la diferencian de las demás, así como la visión integral que delimitará sus objetivos y estrategias. Algunas de las variables que conforman las ciudades inteligentes son las siguientes: Infraestructura basada en la tecnología, Educación, Salud, Transporte público eficaz y funcional, Planificación urbana.

Los puntos mencionados anteriormente, fueron analizados bajo el concepto de la norma ISO 37120 para las “Smart Cities”, desarrollada por la WCCD (World Council on City Data), que define los servicios y calidad de vida en las comunidades y las ciudades, siendo el primer conjunto de indicadores internacionales estandarizados que proporcionan un enfoque uniforme a lo que se mide y de qué forma se mide, permitiendo que las ciudades se comuniquen entre ellas usando datos estandarizados a nivel mundial, generando mayores oportunidades de crecimiento y sostenibilidad.

Las normas ISO en sus diversos niveles, buscan el desarrollo sostenible y sustentable de las ciudades, con factores que deben ser alcanzados en la medida de las consideraciones que sean evaluadas para su gestión por las diferentes ciudades.

Pero como en cualquier tecnología y desarrollo de sistemas, existen desventajas que deben ser controladas para evitar complicaciones en el desempeño y mal uso de los datos obtenidos dentro de la red local. Se deben analizar las prioridades en cuanto a las instalaciones de los diferentes sensores, siendo el principal inconveniente la energía, otro de ellos la dependencia, la que nos hace disminuir nuestra capacidad de atención y de alerta a los problemas cotidianos, llevándonos hacia un rumbo de total adicción a los gadgets tecnológicos volviéndonos más sedentarios e introvertidos y otro punto sería la seguridad tecnológica. Todos los puntos anteriores deben ser analizados por los activadores de tecnologías con las autoridades correspondientes, esto para que faciliten la interacción de la tecnología con los ciudadanos y el control social.

Please follow and like us:
Twitter
Visit Us
Follow Me
LinkedIn
Share
Instagram

Otras Noticias